Archivo mensual: noviembre 2012

REFLEXIÓN CRÍTICA

El capítulo 2 del libro “Estrategias de lectura” de Isabel Solé es interesante y nos aporta información valiosa como docentes.

En una primera parte nos habla de la lectura y la comprensión. Habla de la comprensión de un texto no como la extracción, deducción o copia si no como la construcción. Esta construcción deriva de un importante esfuerzo cognitivo durante la lectura que caracteriza a los lectores activos (como denomina) y consiste en procesar y atribuir significado a al texto escrito. Estoy de acuerdo en que leer es construir ya que es un proceso complejo que implica que el lector vaya más allá de la simple reproducción de los sonidos de los fonemas. Cuando leemos estamos poniendo en marcha nuestra destreza cognitiva que debe en un primer momento procesar lo que leemos y posteriormente interpretar la información para completar la acción de lectura (por lo tanto construir), de nada sirve procesar si no interpretamos posteriormente ya que significaría un proceso incompleto y sin ningún sentido, un hacer por hacer y ya está.

En este proceso Solé dice que hay tres factores muy importantes: los conocimientos previos, los objetivos e intenciones y la motivación, son factores determinantes para la lectura. No es suficiente tener un texto con una estructura lógica, una coherencia en el contenido y una organización, es necesario también saber algo con anterioridad, tener claro que pretendemos con la lectura y atribuirle sentido y sentirnos capaces de llevarla a cabo.

Los conocimientos previos son un elemento fundamental ya que comprenderemos aquello que leemos dependiendo de lo que ya conocemos (esquemas de conocimiento: Coll, 1983) sobre el contenido, así vamos relacionando lo que sabemos con lo que leemos. Coincido con este punto de vista ya que si tenemos delante un texto con un contenido totalmente desconocido para nosotros será muy complicado comprenderlo ya que no tendremos nada de que partir y no sabremos como interpretar la información nueva. Así es que ante la lectura y para una buena comprensión se hace necesario tener ciertos conocimientos sobre lo que se va a leer, esto permite establecer relaciones entre la información que se tiene y la nueva y facilita la comprensión de lo que está escrito, no se parte de cero si no que se avanza.

Los objetivos e intenciones son también otro aspecto destacado ya que dirigirán la lectura. Necesitamos saber porque hacemos algo ya que es una manera de atribuir sentido a la tasca, al mismo tiempo le da seguridad y ciertas garantías de éxito al lector. En el capítulo de hace referencia a la gran importancia de los objetivos en cuanto al trabajo en el aula y comparto este punto de vista. Se puede leer con muchos objetivos y es bueno saberlo, por esto los niños deben aprender a leer con diferentes intenciones –además que activa numerosas estrategias-, para que se den cuenta que puede ser útil para muchas cosas. Si en el aula trabajamos la lectura con diferente intencionalidad estamos ayudando a que los alumnos lo vean como una herramienta que les permitirá afrontar muchas y diversas tascas, ya no solo en la escuela si no en la vida cotidiana. Como docentes tenemos una gran responsabilidad en este aspecto, somos nosotros los que debemos procurar que  los textos se afronten con intenciones varias, al mismo tiempo que enriquecemos la tasca contribuimos a que sea útil. En este punto hay un proceso que me ha llamado la atención: el control que inconscientemente ejercemos sobre la lectura. Como se dice en el capítulo mientras leemos y comprendemos todo va bien (“Estado de piloto automático”, Brown 1980), pero cuando hay algún obstáculo nos damos cuenta, paramos la lectura y lo resolvemos para continuar. Esto me hace pensar que en algunas ocasiones hay algunos alumnos con problemas de comprensión precisamente por esto, porque ante los obstáculos no se detienen para solucionarlos, si no que simplemente siguen leyendo y cuando llegan al final no pueden saber que han leído ya que hay algo que no han solucionado y por lo tanto todo el proceso se ve afectado. Dicho así es lógico y sencillo pero la verdad es que no había caído en esto. Como docente lo tendré en cuenta en un futuro ya que es algo sencillo y que afecta a la comprensión, simplemente estando atentos al hecho de si se paran ante las dificultades, podremos afrontar mejor las tascas y evitar algunas dificultades o intervenir en ellas para superarlas.

El tercer aspecto que comenta Solé es la motivación. Como ya sabemos la motivación es un factor determinante en cualquier actividad y en este caso la lectura no es una excepción. Para que los alumnos estén motivados es necesario que atribuyan sentido a las tascas de lectura: deben saber que deben hacer y que se pretende con la misma. Paralelamente a esto también en la motivación entra en juego que el alumno se sienta capaz de llevar a cabo la lectura, que se vea capaz de comprender aquello que le proponemos. Otro aspecto en relación a la motivación que destaca Solé y que comparto completamente es la expectativa del fracaso: cuando un lector principiante ve que no puede hacerlo como los demás que le rodean o como espera el profesor, genera que la viva como algo difícil y que no puede asumir. Como docentes debemos estar alerta en este aspecto y procurar siempre que tenga un sentido positivo, no debemos permitir que los alumnos vayan generándose expectativas de fracaso, debemos guiarlos, apoyarlos, ayudarlos y motivarlos. Otro aspecto que se comenta y que como docentes considero que debemos contemplar es el proponer actividades de lectura que sean atractivas para los alumnos, es muy complicado como se comenta contentar siempre los intereses de todos los alumnos y además que coincidan con los del profesor, pero se pueden llevar a cabo actividades paralelas de lectura que si sean atractivas: talleres de lectura, uso de la biblioteca, jornadas literarias… de esta manera estamos incidiendo en la motivación de los alumnos y esta ayudará en cualquier actividad que se relacione con la lectura que podamos proponer en el aula, ya que la vivirán de manera positiva y la afrontaran con ganas. Como se apunta en el capítulo el interés también se puede crear, se suscita y se educa, es por esto que el profesor debe tenerlo en cuenta y es una pieza clave: debe presentar las actividades con entusiasmo, hacerlas atractivas y diferentes para trabajar la lectura aprovechando todas las posibilidades posibles, cuando a los alumnos se les presentan actividades de manera atractiva y siguiendo diferentes procedimientos estamos incidiendo directamente sobre su motivación, ya que las toman como algo diferente, divertido, útil… Ligado a este aspecto no podemos olvidar que hay que hacer una selección de textos para trabajar en el aula que sean adecuados, es decir, que los alumnos puedan afrontarlos. Si les planteamos textos que se les escapan de sus posibilidades por muy atractiva que sea la actividad no obtendrá un buen desenlace. Hay que relacionar el texto y el lector en cada actividad planteada, como dice Solé en el texto: “asegurar en la medida de lo posible un desajuste óptimo entre el texto y el lector”.

 En la última parte del capítulo Solé hace referencia a la comprensión lectora y el aprendizaje significativo. Actualmente el sistema educativo toma como referencia el modelo constructivista y por lo tanto el aprendizaje significativo es característico en todas las áreas. En la lectura este aprendizaje significativo es el “leer para aprender”. La lectura es en este sentido un instrumento de aprendizaje. Cuando se lee para aprender, primero se revisa aquello que ya se sabe sobre el tema o que relacionamos, esto hace que seleccionemos y actualicemos antes y durante la lectura aquello que nos parece útil, en el sentido que se ajusta más o menos al contenido del texto. Este proceso es fundamental para que realmente haya un aprendizaje significativo, es necesario partir de lo que se sabe para continuar adelante e ir relacionando y asentando la nueva información con la anterior, solo así se podrá aprender mientras se lee; si no se llevará a cabo el proceso de esta manera no podríamos hablar de aprendizaje significativo. En este proceso de relación se revisa el conocimiento que se tiene para integrar la nueva información (que puede ser que nos aporte más información o que la contradiga), el resultado puede ser que se amplia el conocimiento previo con nuevas variables, que se modifica de manera radical, o que se establecen relaciones nuevas con otros conceptos, es decir, al final siempre se reorganiza de una manera u otra el conocimiento anterior que teníamos. Es importante también destacar que se puede dar la situación en que no se aprenda nada, esto puede pasar porque la información nueva sea muy novedosa, muy compleja o este tan mal organizada que no la podamos abordar, así que simplemente no aprenderemos y probablemente lo vivamos como algo negativo. Estas posibilidades ante la lectura como docentes considero que deben tenerse en cuenta para poder guiar un buen proceso con nuestros alumnos, la información nueva que se trabaje puede afrontarse de diferente manera y debemos saberlo. Además tenemos que ser conscientes que la posibilidad del no aprender también está presente y entonces poder intervenir. El leer para aprender es un proceso complejo que requiere mucha implicación del profesor y los alumnos trabajando de manera conjunta.

 Cuando trabajamos con los alumnos el leer para aprender, estamos afrontando la lectura como instrumento de aprendizaje, les estamos dando una herramienta para aprender significativamente en su vida escolar pero también en su vida cotidiana. La lectura en este sentido nos acerca a la cultura  y contribuye a la formación integral de las personas ya que ofrece a los alumnos nuevas posibilidades de conocimiento, y nuevas perspectivas y opiniones sobre determinados aspectos. Por otro lado la lectura debe trabajarse como herramienta de aprendizaje, ya que le permitirá al niño afrontar diferentes situaciones y momentos de manera adecuada.

 De manera general leer este capítulo del libro me ha hecho reflexionar alrededor del trabajo de la comprensión lectora. Siempre he considerado fundamental la lectura ya que además que la vivo como elemento de ocio la considero una herramienta fundamental en nuestra sociedad. El artículo me ha hecho parar atención en aspectos sencillos pero en los que no había caído hasta el momento como por ejemplo en el proceso de control de la lectura (piloto automático y obstáculos), conocer este aspecto me ayudará como docente por ejemplo a parar atención en el proceso que siguen los alumnos y me facilitará mi intervención en caso que sea necesaria. Como este aspecto a lo largo del capítulo se abordan otros que son de vital importancia. Cualquier docente debe tener presente los tres elementos que determinan la lectura: conocimientos previos, objetivos e intenciones y motivación ya que permitirán poder desarrollar actividades de la mejor manera posible y afrontar el trabajo en el aula teniendo en cuenta los aspectos importantes. En último lugar el hecho del leer para aprender también me ha hecho pensar ya que la lectura además de instrumento de comunicación es un instrumento de aprendizaje valioso, debemos aprovecharla como tal y como docentes tenerlo en cuenta. Tenemos en nuestras manos una poderosa herramienta y una gran responsabilidad por lo que esta conlleva.

Deja un comentario

Archivado bajo Educación

ACTIVIDAD: “EL MÁS RÁPIDO”

DESCRIPCIÓN 

Se plantea la actividad como un juego-concurso. Se harán pequeños grupos en clase, siempre de manera homogénea. El profesor ya dará los grupos hechos a los estudiantes. Es una actividad que se prevé llevar a cabo varias veces en un mismo curso así que el profesor se encarga de hace los grupos para que cada vez que se lleve a cabo estos sean diferentes, así los alumnos trabajan con diferentes compañeros, potenciando a su vez las relaciones entre ellos y el trabajo en equipo.  Se trabajaran diferentes textos y se harán preguntas sobre su contenido controlando el tiempo empleado y con un tope de 5 minutos por grupo para hacerla dinámica. Su desarrollo tiene un carácter lúdico que le dará a la actividad un aire divertido y motivador.

DESARROLLO

El concurso de desarrolla en diferentes rondas. En cada ronda se le da a un equipo un fragmento de un texto en una cartulina, este texto puede ser de diferentes características: informativo, descriptivo, reflexivo, de un diario, de un libro, extraído de internet, etc. Precisamente una de las claves de la actividad será trabajar diferentes textos y que los alumnos se familiaricen con ellos.

Cada grupo participa por turnos. No hay límite de textos a trabajar, dependerá de la rapidez de la lectura y su comprensión. Una vez leído el texto hay tres preguntas cortas sobe el mismo que deben responder. El grupo tiene un máximo de 5 minutos para leer y responder a las preguntas, si lo hacen con menos tiempo mejor porque más oportunidades tendrán de afrontar más textos. Las preguntas podrán ser sobre aspectos concretos o sobre otros más generales que requieren cierta abstracción e interpretación.

Se irán anotando en la pizarra los resultados para motivar a los alumnos y despertar su entusiasmo. Se hará con un cuadro en el que se anotarán el tiempo que tardan, los textos leídos y las respuestas acertadas.

SECUENCIACIÓN

1.       Creación de grupos

2.       Enumeración de grupos para organizar los turnos

3.       Empiezan las rondas

4.         Cada grupo tiene 5minutos como máximo: de da la cartulina y se pone el crónometro en marcha, lectura y contestacióm de tres preguntas que formulará el prfesor

5.       Sucesión de grupo

6.       Una vez han participado todos los grupos se vuelve a empezar

FINAL

Al final del concurso gana quien haya afrontado más textos y haya acertado más preguntas.

Deja un comentario

Archivado bajo Educación

Hello world!

Welcome to WordPress.com! This is your very first post. Click the Edit link to modify or delete it, or start a new post. If you like, use this post to tell readers why you started this blog and what you plan to do with it.

Happy blogging!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized